UN CUENTO CHINO (filosofía]::
¡Sueños a la obra!


“Érase una vez una luna llena que servía de pista de aterrizaje para los artenautas visuales que iban colisionando con las estrellas de la inspiración. Una luna llena ideada para dibujar necesarias puertas abiertas en el lenguaje visual de una forma participativa, cercana y flexible…
…tan tan flexible que; ¡BÜM!
Y fin del cuento chino que de chino no tenía nada.”